Si llevas un tiempo con tu vivienda en venta y no consigues un comprador, te estarás preguntando el motivo. Ves que otras casas consiguen venderse y la tuya sigue anunciada en todos los portales y no parece interesas a ninguno de los compradores que la visitan.

Aunque cada caso es distinto, los motivos más habituales son estos:

PRECIO DEMASIADO ALTO

Es cierto que todos intentamos conseguir el mejor precio posible, y pensamos que nuestra vivienda es mejor que la del vecino del segundo. Pero cuando decides vender tu vivienda, es necesario ser realista y ajustar el precio al valor del mercado. Es importante que realices una comparativa de las viviendas de la zona. Consulta en los portales inmobiliarios los anuncios de tu competencia y comprueba que el valor del metros cuadrado de tu vivienda no esté por encima del resto. Es un detalle que los compradores siempre tienen en cuenta. Valora en ese valor el estado de tu vivienda. Es posible que en su día reformases tu casa, pero debes de tener en cuenta que si la reforma no es actual, no puedes compararla con una vivienda con una reforma actual.

Muchos compradores cometen el error de poner un precio demasiado alto, pensado que siempre hay tiempo para rebajar. Esta es un táctica errónea. Si realmente quieres vender tu vivienda ajusta el precio de venta. Cuando una vivienda está anunciada en los portales durante mucho tiempo genera dudas en los compradores.

VIVIENDA MAL CONSERVADA

Las casas sucias, anticuadas y en mal estado de conservación resultan más difíciles de vender, y dan motivos a los compradores para rebajar el precio que ofrecen. En muchas ocasiones un lavado de cara o un restyling, son suficientes para cambiar la percepción del inmueble.

En cualquier caso una buena estrategia de venta y la aplicación de modernas técnicas de marketing digital, como las simulaciones de reformas mediante la realidad virtual son suficientes para enamorar a un comprador.

ESTRATEGIA DE VENTA ERRÓNEA

En muchas ocasiones nos limitamos a anunciar nuestra vivienda en los portales inmobiliarios, poniendo unas cuantas fotos de mala calidad, hechas con nuestro móvil. Salvo que tu vivienda sea perfecta y preciosa, es difícil que consigas que un comprador se interese.

Y este problema no solo les ocurre a los particulares. Muchas inmobiliarias se limitan a subir anuncios a los portales y no ofrecen una estrategia de venta personalizada para cada vivienda.

Elaborar un plan de marketing adecuado resulta imprescindible para lograr una venta con éxito.